La identificación de los riesgos existentes que pueden provocar un accidente laboral es el paso previo a su eliminación. Si ello no fuera posible, es necesaria su evaluación para determinar las medidas preventivas que nos permitirá reducir su gravedad y la probabilidad de que se materialicen.